0

meneame_share
dead files2 The Dead Files afloja con los Revisited

Un año después, la dueña de la casa se sigue pintando como una puerta…

De estas cosas que te las cuentan y no te las crees. Si había un programa de el que tenía todas las ganas de encontrarme con un ‘Revisited’ ese era ‘The Dead Files’. Le pegué un vistazo a la carpeta de capítulos y era ya en la tercera temporada cuando Amy y Steve se hacían un Chicote, revisitando a dos familias para saber si habían puesto en práctica sus consejos. ¿Os acordáis de aquel “Que no es la casa, que eres tú, so mema”? Pues ahí fueron primero. La historia daba como para hacerse no un revisited, sino siete u ocho. Pero cuál fue mi sorpresa cuando no me encontré lo que esperaba.

Vale que en este tipo de capítulos lo más normal sea recurrir a imágenes del programa del cual parte la historia, pero una cosa es recurrir a flashes aquí y allá con los que refrescar recuerdos y otra muy diferente hacerte tragar dos veces exactamente el mismo contenido. Luego, pensando en positivo, se podría esperar que a la hora de toparnos con el “qué pasó después” la historia hubiese dado algún giro interesante… pero tampoco fue el caso.

En esta ocasión, los protagonistas optaron por hacer todo el caso del mundo a Amy y realizar una limpieza total de la casa, así que las imágenes que vimos fueron de la familia la mar de feliz nadando en la piscina mientras un servidor se moría del asco en el sofá. Pero aún había una segunda oportunidad, una posibilidad de remontar… ¡una segunda historia revisitada! Esta era la ocasión perfecta de que la familia en cuestión se hubiera pasado por el forro los consejos de Amy y se hubiera montado allí un ‘Poltergeist VI: El Ataque de los Clones Fantasma’ con el que poder flipar un rato… pero nada. Otra vez tocó comer un exceso de refritanga, volver a ver lo mismo y, a la hora del “qué pasó después”, volver a encontrarnos con otra gente decente que hace caso a todo y que deja todo la mar de limpio. Voy a tener que llevaros a Zak Bagans por allí para que os enseñe como se hace un revisited, ¿eh?

0

meneame_share

magaluf The Magaluf Weekender: Chica guapa, chico feo...

Qué fácil es jugar con los sentimientos de los chicos feos, ¿eh? No hay nada como soltar a un feo en un entorno adecuado para que todas esas chicas guapas y malísimas de la muerte puedan manejar las cuerdas del muñecote en cuestión. Del programa ‘The Magaluf Weekender’ ya estuve hablando hace unas semanas, otro amago de ‘Geordie Shore’ en el que unos inglesitos se desmelenan mientras unas cámaras graban todo lo que hacen, con la única variación de que en cada programa cambian sus protagonistas y que estos además son unos pimpollitos que apenas alcanzan los 20 años. Estos grupos de chicos y chicas pasan en Mallorca un fin de semana nada más y en sus juergas les acompañan los que serían los protagonistas “reales” del programa, que son los encargados del  hotel.

Para el segundo programa me han ido a recurrir a ese topicazo cruel y horrible que es el de “chica guapa-chico feo” y elevarlo al cuadrado… o sea… unas gemelas monísimas en una habitación y, en la de al lado, dos chicos de esos que son simpatiquísimos… tú ya me entiendes. Los dos chicos la mar de simpáticos venían acompañados de un tercero, pero ese no tiene historia ninguna con las gemelas, ya que él ha ido directo a por una de las encargadas del hotel y se ha agenciado su propia historia.

Pero vamos al lío, las gemelas bonitas y los niños simpáticos. ¡Qué cruel! Cuarenta minutos de programa en el que los pobres chicos intentan seducir a las gemelas… ¡que uno, el gordito, hasta aceptó que le depilasen la espalda para darles mejor impresión! ¿Sabéis qué fue lo que consiguieron los feotes de las bonitas? ¡Unas pulseras de la amistad! Ahí tenéis el equivalente no sangriento a unas tijeras de podar en las pelotas. Cruel. ¡Cruel!

0

meneame_share

honey boo boo4 Here comes Honey Boo Boo: un sofá nuevo...  o algo...

Si hay algo en la casa de Honey Boo Boo que vemos en cada capítulo más que a sus propios protagonistas, eso es el sofá. Un monstruo que ocupa medio salón y que junta mierda que necesitaría de la prueba del carbono 14 para saber de qué año proviene cada cosa encontrada entre sus pliegues. A June hay veces en las que también se le enciende la luz y hasta ella sabe cuando algo merece una jubilación. Bien… ese sofá necesitaba una jubilación y además urgente.

Ya que habían empezado a despedazar el sofá, Sugar Bear quiso aprovechar para arrancar la moqueta del salón. Otro de esos “objetos valiosos” que valen más por lo que reúnen entre sus pelillos que por lo que en sí es. ¿Sabíais que debajo de la moqueta había un suelo de madera la mar de apañado? ¿No? Ellos tampoco. La primera sorprendida ha sido June y eso ya dice mucho.

Sugar Bear y June quisieron sorprender a las niñas después de haber quemado -con todas las letras- el sofá anterior, presentándoles al nuevo miembro de la familia. ¿Y como resultó ser el sofá nuevo? Los que sepáis cómo es June sabréis la respuesta ya. El sofá estaba de oferta… ¡obvio! Resultó que compraron exactamente el mismo sofá, solo que más pequeño, y teniendo en cuenta el culamen que gastan en esa casa, lo del sofá más pequeño siempre será un problema.

0

meneame_share

a haunting A Haunting: Gazpacho de fantasmas con mucho ajo

Llevo meses atento a encontrar alguna noticia sobre el posible estreno de la cuarta temporada de ‘Paranormal Witness’, pero mi gozo en un pozo. Nadie sabe nada. Siempre he pensado que esa serie funcionaba a las mil maravillas. Pero tampoco es cuestión de echarse las manos a la cabeza y sentir cómo el fin del mundo te empieza a comer de los pies para arriba. Si hay algo de lo que tenemos a rabiar en televisión eso son formatos idénticos con títulos diferentes. Ahí era donde venía muy bien ‘A Haunting’, que es exactamente igual que ‘Paranormal Witness’ solo que sobreactuado a rabiar, pero igualmente entretenido.

‘A Haunting’ estrenará en pocas semanas su séptima temporada. Eso es bueno. Gracias a la queridísima comunidad de fans del programa he podido ver sin ningún problema los dos últimos capítulos de la sexta temporada. Eso es bueno. Las historias eran de lo más interesantes pero las interpretaciones era peores que horribles, como el gazpacho con mucho ajo, que aunque está bueno a morir, acabas repitiendo el ajo hasta después de muerto. Eso es malo.

La característica que más me llama la atención de ‘A Haunting’ es que se empeñe en mantener ese aire añejo y sobreactuado desde la primera temporada. ¿En serio gusta que la serie sea así? Para que os hagáis una idea, ¿recordáis la patada en la boca que tenían toda la familia Brady con solo verlos aparecer y sonreírse? Pues igual, pero con fantasmas dando por saco. ¿Nos sorprenderán en este año 2014 con una temporada diferente y mejor o seguirán con la misma fórmula? El día 8 de agosto saldremos de dudas y espero contaros qué tal fue todo el día siguiente.

0

meneame_share

honey boo boo3 Here comes Honey Boo Boo: Vacaciones de primavera

Honey Boo Boo, Jessica y Pumpkin están de vacaciones: Spring Break. June ya se veía venir el mismo problema de todos los años: tres niñas con el culo aplastado en el sofá sin nada mejor que hacer que pelearse entre ellas y estar todo el día enganchadas al móvil. Además este año las niñas no han tenido nada mejor que hacer que montarse su propio jacuzzi en la parte de atrás de la camioneta de Sugar Bear. Así que, para evitar más destrozos y gastos innecesarios, June le ha pedido al tío Poodle que hable con uno de sus amigos para que le haga un buen precio en una casa-barco de alquiler y así escaparse todos el fin de semana.

Lo bueno de esta familia es que, cualquier lugar en donde intenten meterse, por muchos que sean, siempre será mejor que la casa en la que viven. Eso de vivir con dos baños en una misma casa ya era una buena premisa, son demasiados culos en esa familia y algunos incluso abarcan tres y hasta cinco piernas. Y si a los dos baños le sumamos un tobogán en el que hacer el ganso durante todo el fin de semana, pues… oiga… como que mucho mejor, ¿no? Además no hay nada mejor que una casa-barco para poder vivir tu propio momento ‘Titanic’.

¿Y qué fue lo mejor de ese fin de semana? El ahorro. No es que June haya pagado el fin de semana con sus cupones de descuento, sino que al final tío Poodle sí que consiguió que le saliera el alquiler más barato. Ahora June podrá seguir sufriendo pensando en todo lo que se va a tener que gastar en la boda de Ana, que la tiene a la vuelta de la esquina.