0

gh 15 Gran Hermano 15: ¡Ya no te chupo más el culo!

Pues ya la hemos liado. Que Luis dice que “ya no le va a chupar más el culo a Paula”, con lo que eso relaja. Ahora vamos a tener que aguantar sus gritos multiplicados por mil, todo por culpa de la sequedad anal de Paula. Luis y Paula se han vuelto a pelear por estupideces… como siempre… y de nuevo los gritos de la niña han vuelto a invadir la casa de ‘Gran Hermano 15′.

En esa casa no hay quien se concentre. Entre la prueba semana, despertándoles de madrugada para bailar Zumba cuando ellos ya de por sí no es que se acuesten temprano, las coreografías que tienen que memorizar y la más que estúpida guerra de comida con la que se han estado entreteniendo, todo parece que, en cualquier momento, la casa vaya a implosionar. ¿Nadie les ha dicho a esta gente lo feísimo que está ponerse a desperdiciar comida a estas alturas de la vida?

Pero no nos desviemos, que esto va de dejar de chupar culos y eso sí que puede ser tremendo. Paula y Luis se han vuelto a reconciliar -ya van como mil veces- y de nuevo todo son grititos de rata y carreritas estúpidas. En serio, Paula y Luis, deberíais chuparos el culo, pero de verdad, que es lo máximo y relaja que no veas. Lo mismo, después de una buena chupada podríamos llegar a descubrir un tono de voz nuevo en Paula, uno agradable. España lo iba a agradecer.

0

adan y eva 2 Adán y Eva: Oh my love, Capoeira y Electrojungle (II)

El primer día en el paraíso de ‘Adán y Eva’ de Coman y Esther fue mejor que bueno. Estamos acostumbrados a que los nervios dejen a todos los que llegan medio paralizados hasta el primer vinito, o como la semana, que no hubo feeling ninguno y el Adán en cuestión optó por meter la pata con su Eva como veinte veces. Un horror. Antes de ir a dormir Esther pudo terminar el día con un besito a Coman… pero nada más.

Ya por la mañana, y mientras Esther dejaba a Coman a cargo de la escoba y las avispas para irse ella a practicar capoeira -la sola frase ya es genial, ¿a que sí?-, aparecía en la playa una segunda Eva, Ana, malagueña. Ana se encontraba a Esther lanzando patadas al viento. El recibimiento no fue frío, que sería lo típico cuando la primera Eva ha tenido en mente lo de echarle el guante a su Adán. Será cosa de la situación: más edad, menos ropa, ganas de divertirse y vivir una experiencia única. La suma de esos factores consiguió que la única tensión en la isla apareciera cuando el pene de Coman aparecía para advertir que su dueño estaba por llegar.

A Coman se le llenaron los ojos de la dulzura de Ana. Esther era más picarona y eso sirvió para que Coman se centrase más en la recién llegada. Además Esther también se fijó más de la cuenta en una Ana que, aunque halagada, dejó claro que lo suyo con las mujeres no era algo que pudiera ocurrir en breve. Coman tuvo una cita con Ana y ambos coincidían en cuales eran sus planes en el amor. ¡Tchín! Aquí ya no hacía que sonara la campana, ni nada. Coman ya se había fijado en Ana y Ana en Coman. Después de que la campana sonara tres veces, Esther entendió la decisión de Coman y sintió separarse de una nueva amiga. Ya con todos vestidos, sólo faltó que Ana le quitase la llave a Mónica Martínez. Coman era para ella. ¡Cómo me gusta una historia romántica, ay! Da igual que esta estuviera protagonizada por un cimbelete enorme. El final no pudo ser más cuqui.

0

adan y eva 1 Adán y Eva: Oh my love, Capoeira y Electrojungle (I)

En la variedad está el gusto y lo de anoche en ‘Adán y Eva’ fue el súmmum de la variedad. Coman, el Adán guineano vasco de anoche fue todo un descubrimiento. El chico canta -a su manera y con vocoder-, baila -a su manera y su propio estilo: “electrojungle”- y tiene unos ojos verdes que fueron la envidia de medio Twitter, sobre todo de esa mitad que decía que eran lentillas. Coman aseguró anoche que todo ese rabo verde es suyo natural, aunque no faltaron las voces que decían conocerle y que decían que tanto verde era producto de las lentillas. Coman también tenía sus “cosillas”, como cierto pánico a las avispas, a las hamacas balanceadas a ultravelocidad y al agua fría. El humano es tiquismiquis de por sí.

Esther fue la primera Eva en aparecer. Granadina, simpática y muy directa, se marcó una exhibición de capoeira -nivel “tal”- en la playa, cosa que le sirvió para que Coman le premiase con su extraño electrojungle y su canción interminable… pero interminable de verdad. Eso parecía un disco de Mike Oldfield, de esos que cada canción dura 20 minutos… pues así. Esther lo tomaba con toda la calma posible, aunque el paisaje y “el asunto” de Coman conseguían que la granadina de distrajese un poco. Ahora tocaba charlar y conocerse un poco más a fondo.

0

adan2 Adán y Eva: Coman, el bárbaro de ebano llega al paraíso

Esther y Coman

Esta noche es la noche ideal de sentarse a ver la tele en bolas. Eso sí… una mantita no nos va a venir mal, que ya refresca. ¡Pero todos en bolas, así, a la alegría! Con lo a gusto que se está desnudo, ¿eh? Hoy toca la sexta entrega de ‘Adán y Eva’ en Cuatro. En los cinco programas ya emitidos hemos tenido perfiles para todos los gustos: románticos, avispados, listillos, happy flowers, chuliboys parlanchines, chicas sin complejos y orgullosas de sus curvas, chicas boom y hasta una bicuriosa.

¿Qué nos faltaba por ver en ‘Adán y Eva’? (Además de un ‘Adán y Adán’ y  un ‘Eva y Eva’, claro.) Faltaba un intercambio racial. Ahí es donde entra Coman, un chico negro de ojos verdes (aparentemente lentillas, pero que le quedan de lujo, oye), amante de la música, el baile y que llega al paraíso en busca de “la madre de sus hijos”. ¡Ahí es nada, oiga! Coman llega con las ideas muy claras. Ahora falta saber con qué intenciones llegan sus dos Evas.

Esther, al igual que Coman, va en busca del amor. Además, el hecho de que Coman sea negro es algo que aparentemente le motiva, ya que, según su dicho: “una mujer no es completa hasta que un negro no se la meta”. El plan de Esther es salir de la isla enamorada, de la mano de Coman y completísima de la muerte. Pero para conseguir eso deberá ganarle la batalla a Ana, la segunda Eva, una chica de carácter afable, abierto y seductor que también conseguirá llevarse más de un piropo de Coman. Ya sólo con las promos emitidas, el programa de esta noche pinta de lo más divertido, así que esta noche no faltaré.

0

gran hermano 156 Gran Hermano 15: el Debate de los gritos

Insoportable no, lo siguiente. He llegado tarde a ver el Debate de ‘Gran Hermano 15′ del domingo pasado y casi que me he arrepentido. Ha habido como cuatro momentos en los que los gritos de Omar, Lucía y Belén Rodríguez se han cruzado y he escuchado aullar a los perros de mi plaza. De hecho, uno de los perros, después de aullar, se ha acercado a mi puerta y me ha dicho con muy mala leche: “¿Quieres bajarle el volumen a eso, carajo?” Se dio la vuelta, rascó en suelo con las patas de atrás y se largó con viento fresco.

Creo que estoy a un domingo más de dejar de ver el Debate forever and ever. Mi nivel de decibelios permitidos, sumados a estos malditos acúfenos que no dejan de pitar en mis oídos, no me permiten aguantar tales agudos durante más de tres horas. Vídeos de Paula, gritos de Lucía, gritos de Omar con esa voz desagradable, más vídeos de Paula, más vídeos de Paula, otra vez Lucía, ahora es Belén Rodríguez… ¿Pero para qué gritáis, cuando ya todos sabemos que el programa está siendo llevado hacia la victoria de Paula? Es así de triste, pero es verdad.

Telecinco ha conseguido lo que nadie quería: elegir al ganador a las pocas semanas de empezar. Es totalmente imposible que en una casa con varias personas sólo se vean acciones de una en especial. Habrá gente más o menos seta, pero eso no significa que todo tenga que girar en torno a Paula… y mucho menos si para apoyar a Paula hay que gritar de la misma manera desagradable de ella. Gritad, menos, por favor, que me gusta el programa, pero conseguís que cambie de canal cada vez más a menudo.