0

gh 15 02 Gran Hermano 15: Telecinco consiguió que ganase Paula

Pocas novedades anoche en la final de ‘Gran Hermano 15′. Una gala en la que la cadena, una vez más, volvió a demostrar el absoluto favoritismo que ha tenido desde el principio de la edición con Paula, su concursante fetiche. ¿Me puede explicar alguien “esa novedad” de meter en la casa a Omar y a Lucía para revivir “los momentos más importantes/intensos” de Paula con ella? Más que nada porque, cuando le llegó el turno a Alejandra, sólo vi aparecer por allí a Vitín. ¿Vitín ha sido lo único que le ha pasado a Alejandra en tres meses o es que el resto no lo veíais lo suficientemente importante?

Familia, esto ha sido un horror. No tenía yo suficiente con ver a todo Telecinco presumiendo de ser ‘Paulista’ que, al final, tocó ver cómo le regalaban la última gala a la niña en cuestión. Que un familiar organice la de Dios es Cristo para que su representado gane el concurso es de lo más lícito, pero que sean los propios colaboradores del programa los que “regalen ‘follows’ en Twitter” mientras piden capturas de pantalla de los mensajes enviados a favor de su concursante fetiche me parece de lo peor. Vemos todos los días muchísimas cuentas en las redes sociales que sacan capturas de sus nuevos follows, todo porque les está siguiendo un GH, un MYHYV y demás caras por el estilo. Eso, en mi tierra, es aprovecharse de tener una cara medianamente conocida para conseguir un fin. Y si ese fin resulta ser el mismo de todo un montón de gente de una misma cadena… eso… huele a tufazo que tira de espaldas.

Así que nada, Paula ganó ‘Gran Hermano 15′. Pues vale. Al primer grito tras su victoria, un servidor cambió de canal y se puso a ver documentales de cachorritos, que molan todo. Por si os interesa, el nombre del programa es ‘Too Cute’ y vais a terminar abrazados a un cojín rebosando amor por todos los poros.

0

slednecks1 Slednecks: Romances de ida y vuelta

Aquí sigo enredado con el reality “seminuevo” de MTV. Más lo veo y más me resulta imposible calificarlo como “nuevo” y es que, aunque los hilos que van surgiendo consiguen tener su peso, eso de haber querido hacer un remedo de ‘Buckwild’ “made in Alaska”, lo único que me dice de la productora es las ganas que había de querer repetir el éxito del anterior reality. Por cierto, que los datos de audiencia de ‘Slednecks’ ni se acercan a los de ‘Buckwild’.

La última vez que hablamos de ‘Slednecks’ habíamos destacado el momento en el que Sierra, una especie de amiga de toda la vida/exnovia, dinamitaba el sofá y la ropa que Kelly, el amigo de toda la vida/exnovio en cuestión, había ido dejando en la casa de Sierra con el tiempo. Como casi siempre en estos casos, lo de acostarte durante años con “tu mejor amigo” no acaba por darte el certificado matrimonial ni nada por estilo, por lo que Kelly siempre acababa buscándose sus asuntillos por su cuenta. Esos mismos asuntillos, sumados al  hecho de no colaborar con Sierra en el pago del alquiler de la casa, acabaron en el famoso momento dinamita.

Cualquiera diría que lo de usar dinamita como advertencia podría ser de lo más efectivo contra esas parejas sueltecillas y demás asuntos cornamentados… pero nada más lejos de la realidad. Sierra y Kelly se siguen acostando y, aunque han dicho que no lo van a hacer más para que así se refuerce su amistad de toda la vida, ya se les ha visto esconderse en más de una ocasión y hasta han llegado a vestir igual. De terror.

0

snooki jwoww2 Snooki y Jwoww: De vuelta en casa, comienza la rutina de familia

Meilani ya ha llegado y con ella ya son seis en la casa, contando también a los perros, claro, que ya sabemos como es Jenni con sus otros bebés. Todo ha ido perfecto durante el parto y la recuperación de Jenni ha sido rápida, así que solo queda una cosa por hacer: marcharse todos a casa y empezar una nueva rutina. Jenni llegaba a la casa diciendo que estaba más nerviosa ahora, entrando con Meilani, que cuando iba camino del hospital.

Nicole, siempre muy a su estilo, ha querido dar una sorpresa a Roger y Jenni, llenándoles la casa de globos y hasta con unos mariachis tocando nanas. Nicole siempre tan sencilla. Además, lo de contratar a los mariachis, ha sido todo un viaje. ¿Qué pasa cuando llamas por teléfono intentando contratar un servicio y te atienden en otro idioma? Que te quedas sin servicio a no ser que sepas ese otro idioma. Contratar mariachis es lo que tiene, que hablan un español fluidísimo, pero el inglés ya es otra cosa. Pues Nicole es igual, pero al revés. Por un momento pareció que Nicole acabaría tirando la toalla y renunciando a los mariachis, hasta que dio con uno que le habló en inglés.

Ahora que Meilani, Roger y Jenni ya están en casa toca esperar a los dos próximo eventos: el nacimiento del segundo hijo de Jionni y Nicole y su posterior boda. Esta está siendo una última temporada de lo más completita. Una pena que ‘Snooki y Jwoww’ tenga ya el final definitivo anunciado.

0

geordie shore1 Geordie Shore: El mundo al revés

¿Pero qué clase de capítulo previo al final de temporada de ‘Geordie Shore’ ha sido este? No veía algo tan surrealista desde el último de ‘The Valleys’ con ese final a lo Cutrehollywood que le quisieron dar. Pero vayamos por pasos, que son tres las historias que se van a comer el final de esta novena temporada de ‘Geordie Shore’. Empezamos con Vicky, que ya la habíamos dejado la semana pasada planteándose lo de “dejar ‘Geordie Shore’ para siempre”. Cada día que pasa siente más que esta es una etapa finalizada para ella. Charlotte quiso animarla un poco llevándole a su novio a la casa. La sorpresa fue genial y Vicky se alegró, pero también sacó en claro que ese está dejando de ser su sitio. Así que ha agarrado sus maletas y se ha marchado de la mano de su novio y nadie en la casa sabe si volverá o no… al menos para despedirse definitivamente.

Luego tenemos a las dos medias parejas: Aaron con Marnie y Holly con Kyle. Aquí parece que los cuatro se pusieran de acuerdo para marcarse alguna cagada monumental -también podemos culpar a los guionistas- y dejar a todo el mundo con la boca abierta. Marnie, una vez más, presa del alcohol, acabó hostiando a un Aaron que esta vez no había hecho nada. En esta ocasión incluso volaron botellas. Un cuadro, oye. Marnie se acabó largando dos días a su casa y al volver ambos decidían que mejor si pasaban el uno del otro. Y la situación de Kyle y Holly no es mucho mejor. Resulta que Holly sigue sin querer rememorar sus tiempos de “suelta” y Kyle se está empezando a cansar “de esperar”. Pues, Holly, chica, si un tío se te acerca reclamándote por la fecha tope para la bajada de bragas, yo le daría puerta. Ni que llevaseis un año encerrados en esa casa, por favor. Conclusión: Holly llorando otra vez por culpa de un tío. Muy mal.

Y terminamos con ‘la pareja': Charlotte y Gary. Esto ya es para mear y no echar gota. Resulta que, cuando Gary se anima a portarse decentemente, a Charlotte le da miedo. ¡Y no solo eso, que también le ha dicho que puede “salir a ligar”! ¿Pero esto que clase de ‘Geordie Shore’ es? No contenta con abrirle la puerta a Gary, cuando el chico se lanza a hacer lo que ella misma le había dado permiso para hacer, casi se lo come vivo. ¿En qué quedamos? La semana que viene veremos cómo termina todo este follón.

0

gypsy sisters Gypsy Sisters: ¿Otra vez, Mellie?

A las ‘Gypsy Sisters’ nos las habíamos dejado hace unas semanas recién llegaditas a Nueva Orleans y con Nettie y Kayla algo así como borrachas. Oiga, un soplo de aire fresco. Aquí siempre hubo que aguantar las malas noches de Mellie y ya era hora -sobre todo teniendo en cuenta que hablamos de una tercera temporada- de que hubiese que ayudar a sujetar a otras que no fuesen siempre la misma. Además también ayudó el hecho de que Nettie y Kayla, aunque ruidosas como ellas solas, no tuviesen el mismo pronto violento de Mellie cuando bebe.

JoAnn había organizado un plan especial para el día de resaca: el ‘Haunted Tour’. La idea era que, por un día, todas se olvidasen de sus supersticiones y empezasen yendo de visita a un lugar encantado y luego conocer la historia del vudú en una tienda de la ciudad. Al principio todas pusieron el grito en el cielo, pero acabaron aceptando. Lo malo vino cuando Annie y Mellie quisieron empezar el día a fuerza de chupitos para pasar menos miedo en la visita al lugar encantado, ahí fue cuando tocó cargar con ellas, las dos descontroladas como de costumbre, y esperar a que todo explotase… porque con Mellie siempre acaba explotando.

Al final, y para variar, Mellie acabó encontrando con quién tirarse de los pelos y esta vez empezó con Annie para luego terminar con la que menos culpa tenía de todas, JoAnn, que acabó pillando más que todas las demás. Lo de esta chica, si ya era fuerte en los primeros capítulos, haber seguido viéndole hacer lo mismo hasta hoy ya es peor que preocupante. El padre de su hijo tiene que estar encantadísimo viéndole hacer el ganso.