0

meneame_share
UPPL cap 3 Laura y Luján deseo 41 Un príncipe para Laura: la calabaza envenenada del ex

Bruján concedió su deseo a Laura y le trajo a su ex

Esto no hay culebrón que lo iguale. Vuélvele la cabeza a ‘Cristal, a ‘Topacio’ y a ‘La dama de rosa’, que si lo que quieres ver es uno de esos giros que te dejan pelos de loca y la mandíbula desencajada, lo que tienes que ver es el tercer capítulo de ‘Un príncipe para Laura’.

¿¡Pero a quién se le ocurre ir a pedir ayuda a un ex!? ¿Tú estás loca, Laurita? Un ex de veintipocos años nunca será alguien de confianza, que te lo digo yo, que he sido de esos. Laura quiso un nuevo asesor que le ayudase en su búsqueda del amor, así que gastó su primer deseo pidiendo que le llevasen a Berto, su ex y, en teoría, su mejor amigo. Berto llegaba al principado como infiltrado, intentando conseguir información sobre cómo hablaban los conquistadores de la princesa cuando no estaba ella delante. Resultó que allí todos son unos soles… bueno… menos Bruno, pero que como es un bombón se le perdona todo.

Pues resulta que el ex, Berto, dejó caer en plan bomba que su intención era recuperar a Laura. La princesa hizo algo así como oídos sordos a las palabras de Berto, pero Bruján puso en manos del ex la oportunidad de su vida. Ayer las expulsiones estuvieron a cargo de los asesores y Berto llegó al principado para ser asesor. ¿Qué fue lo que hizo el chico a la hora de expulsar? Berto dio su calabaza al favorito de Laura: Pablo, el surfero. Si en el principado las caras de asombro asomaban hasta por detrás de las cámaras, en Twitter empezaron a lloverle los insultos al ex venenoso… pero muchos, muchos. Así que, en cuestión de un minuto, ayer perdíamos sin quererlo al nuevo favorito de Laura. La princesa asegura que su amistad con Berto “terminó en ese mismo momento”.

0

meneame_share

the valleys2 The Valleys: ¿pero qué final de temporada es este?

Vale que hablamos de ‘The Valleys’, el reality más gamberro y menos “reality” de MTV. Vale que es un programa de lo más adictivo y con la estupidez más inusual y vulgar te acaban enganchando. Pero todo ha de tener un límite. Este final de temporada ha sido de lo más surrealista, con unas salidas nada creíbles y con un gran final tan real como un unicornio.

Todo este último capítulo se ha centrado en Lateysha y Jack, la pareja más extraña de todas las parejas extrañas. A ver, esto es ‘The Valleys’, el programa en el que por cualquier cosa todos meten la lengua en la boca de todos, los chicos se enrollan con otros chicos por mera gracia y las lesbiamigas están a la orden del día. Pero luego nos encontramos con el amor de Jack y Lateysha, el stripper y la aspirante a cantante, un amor en el que la pasión en sus besos es el equivalente a besar un adoquín de la calle.

Pero lo malo no son esos besos de pez con cero credibilidad. Lo malo ha sido que todo se ha centrado en ellos, en el cumpleaños de ella y en unas discusiones de pareja igual de creíbles que sus besos. Jack, ese al que hemos visto desnudarse más veces que capítulos tiene la temporada, ahora se arrodillaba llorando publicando su amor a los cuatro vientos. Cualquiera diría que después de verle hacer eso se acabarían dando un beso de película… pero no… volvió a besar otro adoquín, exactamente igual que Lateysha. He visto a Lateysha agarrar las tetas de Nicole con más ganas que sus besos a Jack. Así que esto sólo podía tener que terminar con una limusina blanca enorme y con Jack y Lateysha brindando con champán mientras la limusina les llevaba de vuelta a casa. Todo muy surrealista.

0

meneame_share

honey boo boo kaitlyn Here comes Honey Boo Boo: nos vamos todos de camping

El verano pasa muy despacio en ‘Here comes Honey Boo Boo’. Las chicas no hacen otra que dormir y estar pegadas al móvil todo el día. Pero Sugar Bear ha tenido una idea para el fin de semana: llevar a toda la familia de camping. June se quiso quitar el muerto de encima de tener que convencer a las chicas, así que aceptó eso de “dormir en el suelo” a cambio de que fuese Sugar Bear el que convenciese a todas las niñas para ir de camping.

Para las chicas, lo de ir de camping, era más o menos como una tortura, y no ya por el hecho de tener que montar las tiendas de campaña o hacer sus cositas en el campo, sino por el hecho de no poder llevar sus preciados móviles con ellas. Sugar Bear lo dejó muy claro: “Nos vamos de camping y nada de dispositivos móviles.” Allí lloró hasta el apuntador. El fin de semana de camping se convertía casi en un castigo incluso antes de salir de casa.

Una vez llegaron al camping y tuvieron las tiendas montadas, su rutina fue la habitual: comer y gritar. La única que parecía de acuerdo con lo de estar en el campo era Kaitlyn, la más pequeña. Será que todavía es pequeña y lo de quejarse aún no lo domina del todo. Era curioso ver a casi todo el mundo con cara de estar en prisión mientras la más pequeña intentaba beber agua del grifo. Y ya no hablemos de lo de pasearse en el lago con los hidropedales. Los gritos de Jessica iban más con el hundimiento del Titanic que con una mañana en el lago con el animal de su hermana Pumpkin intentando chocar con su hidropedal. Cosas de niñas.

0

meneame_share
palafito Supervivientes: Unificación, Amador y Rebeca, todos juntos

Y ahí el palafito, nuevo hogar de Rafa Lomana

Quinta gala de ‘Supervivientes 2014′, una gala extra larga en la que tuvimos de todo. La hora de la unificación llegó a Honduras y los dos grupos de supervivientes por fin comienzan a vivir juntos. Además el grupo ya cuenta con los dos miembros que le faltaban después de las expulsiones por decisión médica que hubo al comienzo de la edición. Estas dos nuevas caras son las de Amador Mohedano, marido de la ganadora de la edición 2011 del concurso, y Rebeca-duro-de-pelar, que ya sabemos todos quién es.

Las llegadas a la isla de Amador y Rebeca estuvieron protagonizadas por los calcetines blancos con sandalias del uno, por un pedazo de culetazo al caer del helicóptero al agua de la otra y por una bienvenida horrible por parte del resto de concursantes. Tiene que ser bastante descorazonador llegar a cualquier sitio y ver que la gente con la que vas a convivir casi que pasa de decirte “hola”, aunque sea uno de cortesía. Veremos ahora qué tal les va integrándose en este grupo que recién comienza a vivir unido al completo.

La lista de nominados de la semana deja de contar con los nombres de siempre. Esta vez son Carolina, Leo y Tony los que quedan en manos del público. Uno de ellos se reencontrará el próximo lunes con el eterno nominado, Rafa Lomana, ahora en aquel palafito que no veíamos desde hacía bastantes ediciones. Esa plataforma de madera espantosamente pequeña de la que sólo pueden salir durante tres horas al día. Para volverse loco, oiga.

0

meneame_share

breaking amish Breaking Amish: sorpresas inesperadas de última hora

Penúltimo capítulo de la primera temporada de ‘Breaking Amish’ y esto tiene pinta de terminar de cualquier modo menos bien. Al final, y como siempre, resulta que ni los buenos eran tan buenos y ni los malos, tan malos. Pero vayamos por partes. Abe estaba más que decidido a pedirle matrimonio a Rebecca. Ya con el anillo comprado, Abe se llevó a Rebecca a la playa. Allí se bañaron por primera vez en el mar y Rebecca se encontraba con una proposición escrita en la arena. Hasta aquí todo genial. Rebecca aceptó y Abe volvió a su casa más ancho que largo para informar a su madre sobre sus intenciones de casarse. Pero su madre le tenía otra noticia mucho mejor: Rebecca ya estaba casada y además con otro amish, por lo que si esa boda salía adelante, Abe debería abandonar a su familia para siempre.

Sabrina por fin conoció a su padre biológico y a su abuela. Todos se alegraron mucho de poder verse y hablar. La abuela de Sabrina estaba muy enferma. Las reacciones del padre eran tímidas -normal, teniendo en cuenta la situación y las cámaras-, pero no hubo silencios incómodos. Sabrina se encontró con una habitación toda llena de fotos de ella. Sus padres adoptivos habían estado mandando fotos a su familia biológica. Ahora, lo que le extrañaba, era que sus padres adoptivos no le hubiesen dicho nada a ella sobre haber mantenido el contacto con su familia biológica sin haberle dicho nada a ella.

A Kate la habíamos dejado llorando en la escalera del hotel después de que Sabrina se hubiese largado a la habitación de los chicos tras haberle acusado de comportamientos extraños durante la noche e incluso de haberle “echado algo en la copa”. Al final resultó que nadie había echado nada en la copa de nadie, que no había rastros de grabaciones hechas de madrugada que culpasen a Kate de nada y que todo estaba organizado por Sabrina con la única intención de mudarse a la habitación de los chicos para estar cerca de Jeremiah. Pero no todo iba a ser malo para Kate. A la agencia de modelos les gustó la sesión de fotos y le han ofrecido su primer contrato. Kate deberá quedarse en Nueva York viviendo en un apartamento con otras modelos y pasar un periodo de prueba. Bueno… algo es algo.